22 nov. 2013

MAREAS

 



                 
 
Ríos de tinta dulce
eligieron un mar blanco,
toda mi palabra dentro
hasta cribar limo en el fondo.

Tu mar de pez asustado
se desbordó.
El miedo a no respirar en la arena
me dejó las orillas
de silencio empapadas.

Difícil dar un paso,
solo mover los pies con lentitud...

o nadar en la noche
y asumir riesgos de profundidad.

Ya conoces mi lenguaje de otoño.
Volvería a dejarte
mis hojas de lluvia,
la semántica de todos sus colores.

Lee de nuevo, piensa...
y si nacen días de voz,
 
procura que tus palabras
sequen el silencio,
este silencio de fondo marino

que    me    deja      a          la           deriva

en el péndulo de todas las mareas.

10 nov. 2013

GINKGO BILOBA

                                                 Foto de Yolanda Hernández



                               
Despereza  sus ojos de noctámbulo,
se abre a la luz del alba.
Un séquito de colores asoma,
todos bailan con el verde. 

Las hojas sueltan el temblor,
sus células van al quehacer diario,
laboratorio hambriento,
de lo inerte a la vida,
un milagro es crecer. 

Y ahí está, un día y otro,
al trote de los vientos va su danza,
sangre de sol circula por sus venas.
Se ablanda en abrazo de sombra,
mil abanicos de frescor  al vuelo.

En el estanque se reconoce,
ríe con las palomas,
picotean hasta el fondo,
el agua en círculos
quiebra su identidad. 

Ya conoce la seducción del otoño,
amor de sueño largo
que desnuda su belleza más fría.  

Sus cien años son plomo,
el miedo lo ata de raíz a zénit,
nace la incertidumbre: 

Hasta dónde con el agua,
hasta cuándo las palomas.

1 oct. 2013

BESO


 



“Fue increíble. No me lo podía imaginar…Por la noche me miraba los labios en el espejo y me parecía que tenían otro color”.  (Niña de 11 años)
 
                 En el perfil de la noche

un brillo de sonajas

suena en el troquelado borde de su  boca.

Sus dedos resbalan inquietos

el encendido color de sus labios,

sellan al lacre

los primeros trazos de otra piel.

 

Su mente confusa

se revela en imágenes,

un frío incandescente

recorre cada poro.

 
                 Los sueños tiemblan en el fondo del ombligo:

“Detente en esta hoja diario de mis deseos”.


El espejo, fiel amigo, descubre la escena:

labios en un lazo,

un único telar,

urdimbre que liba néctar.

Y en un parpadeo,

los hilos del pudor

se esconden en los bolsillos.

SUBDITO


 


                             Es nombre que define,
                        como una garrapata sobre mí,
                        desde hace tiempo.

                        Disparo a la razón,
                        simula muerte,
                        pero ahí se queda.


                       Mis uñas lo desgarran,
                       quiero ver cada trozo por los aires,
                       quedar en carne viva,
                       sin dolor por los suelos.

                       Harta del engomado y la pintura,
                       de las lujosas vendas                  
                       que te escayolan.

                       Necesito otro nombre,
                       es hora de reavivar la piel.

                      No me llaméis así,
                      no existo para las bestias.

10 sept. 2013

SIN NOMBRE

                         Praia Das Catedráis - Lugo


 
 
Cómo  hablo del mar si no digo olas,
sus rizos blancos sobre el cielo,
rítmica aguada
que satura los ojos de acuarela.
 
Cómo decir mar sin nombrar la tarde,
de rosas la retina
cuando el sol mece la luz en las nubes,
 duele dulce su adiós.

No digo mar si no hay amanecer,
ese desnudo de la noche,
 a toda luz su cuerpo de alba
y la mirada trasnochando azules.
 
No hay mar si miro al acantilado,
cincel de agua y de tiempo
que esculpió esa galería de cíclopes,
catedrales sin dios.
 
Y si cierro los ojos
la voz me habla de una marea viva,
los pies caen sin arena de apoyo,
el abrazo ancla y lleva al vértigo. 

Esa es ya otra palabra:
verbo y título
bajo esa bóveda de cielo y piedra.
Allí perdió su nombre el mar. 

14 jul. 2013

JORNADA LABORAL


                                                                                     
                                                                                                         ( A Alba )
 
Suena el despertador,
revolotea la misma pregunta:
¿Ser o no ser al día?
Suponemos el debe
como un camino hacia el haber.
Quiero un día nuevo,
necesario anotarse,
sumar,
                     seguir.
 
¿Y qué sumamos?
Horas de esclavitud
a sueldos de minuto.
Ya rendida me restan,
soy movimiento inmóvil.
 
El turno para las risas y el sol
es la columna de los rojos.
Al cierre no hay un cálculo posible.
 
 
¿Quién encaja esta contabilidad
pliego de todos los descuadres?

6 jul. 2013

MUERTE

                                   Punta da Piedade - Algarve (Portugal)
 

                               
                           El miedo es un billete a mi palabra,
                     de huida
                                        y vuelta.
                  
                  Sé que te encierras en la sombra,
                  una sombra sin pasos.
                         
                           Solo una lágrima         
                                             di
                                             lu
                                             ye
                                             la silueta de tu aire,
                  el tiempo se retuerce en espiral,
                           los dedos sangran tinta,
                  un sueño se trajea de abandono.

       
                           Y sigo el túnel que lleva a tu celda,
                 d  e     l  a  r  g  o     r  e  c  o  r  r  i  d  o.
                         
                         Oigo el parpadeo de algún vocablo.
                            ¿Existes? ¿Piensas?
                            Mejor ya no hables.
                                 
                   Yo asesiné los versos.
 

24 jun. 2013

SIN TIEMPO


                                                       


Son las palabras

un reguero de hormigas,

hasta llegarte.
 

Se perdieron las últimas

y quedé sola en el papel.
 

Ya no hay renglones:

acogerse a la nada,

vaciar el tiempo,

vivir sin horas.


Solo un verso      y el mar.

12 jun. 2013

DISTANCIA


 

La medida entre mis pies y los tuyos
fue una raya de lápiz.
Borraba  cada vez un tramo
tú lo escribías  paso atrás.

 
Enderecé tu proyecto de curva,
buscaba algún lugar donde unir puntos.

 
Aquella tarde marqué la mitad,
el camino se abrió...
y qué lejos los labios.
 

 
No sé tachar tus miedos,
dejan señales en mi pluma,
me giran el poema.

 
Y desando los versos.

 
Cuando busques la recta de acercarme,
se habrá borrado el trazo.

 
¿A qué distancia seré lejanía?
 

29 may. 2013

VEGETAL HUMUS CÁLIDO


 

                                                                                                            “…briznas de besos somos,
                                                                                             vegetal humus cálido nutricio de la muerte."
                                                                                                                    Pablo García Baena.


De primavera plagada de incertidumbre
al verano más gozoso
un sabor de pétalo se fija en la piel del labio.
Los ojos ágiles,
se despliega un mundo de adjetivos.
El nombre y el verbo juegan a la misma luz,
perfilan la grandeza del paisaje:
La vida un cuadro de tonos ardientes,
los pasos sumisos al veloz pie del tiempo.
 
Por un sendero de arista erosionada
abre el otoño su acuarela de cristal,
refugio del viento tibio y húmedo
que amusga todos los colores.
Célula a célula se resiste el verde
hasta que las hojas se desgajan
rendidas al pulso de los nuevos matices.

Del abrazo al beso amarillo,
a pinceladas de saliva roja,
va cayendo la ternura del ocre,
se sabe nos llegará el invierno.

La tierra reclama su ungüento nutricio,
vegetal humus cálido de la muerte,
donde ya habitan los besos
que un día quise poner en tus labios...
se fueron vacíos besando el aire. 
 
 

15 may. 2013

“VER PARA VIVIR”


 
                                                   “…detrás de la cotidianeidad de los objetos
                                                                                  se aloja mi vida y vuestra vida…” Enrique Gracia Trinidad

                                  Hoy se encogen las sístoles,
                                  el corazón no ensancha.
                                  Si despliegas los párpados,
                                  te destrozan los ojos.
                                  Hay que aprender a no mirar
                                  y concentrarse en ver.

                               Portal de mi mesilla,
                                  “Ver para vivir” entra.
                                  Lo que es de casa,
                                  lo que justifica las calles,
                               objetos de alma ingenua.
                                  Aquel bolígrafo, este cojín,
                                  las zapatillas
                                  y el poema olvidado…
 
                               Llega el espejo
                                  a recordarnos lo de fuera:
                                  el parque más querido,
                                  las arenas que viajan,
                                  el árbol que crece al amor…

                                 No tengo que doblarme,
                                 si quiero ver
                               mi propio cuadro.
                      
                                                   A Enrique con gratitud por sus enseñanzas y este libro
                                                                    que agranda los ojos.

  

7 may. 2013

PAISAJE SIN NOMBRE



 
                 Hoy el verso despliega
                 al galope de esos caballos
                 que me dibujan el mar.
 
               Huyeron de ese límite preciso,
                 juego del inconsciente,
                 ir de la mano a la palabra.
 
                 Sus crines son olas del viento,
                 pintan un cielo de agua.
                 El azul se confunde.
                ¿Qué es cielo? ¿Dónde el  mar?

                 El latido me detiene los dedos,
                 fluye dentro la voz.
                 Danzan los puntos suspensivos
      
                 ...                  ...                ...
                          ...                 ...               ...
                
                 el baile abrocha.

                 Se evapora el color,
                 solo unas huellas parecen sendero, 
                 mis pasos siguen su rastro de arena.